jueves, 4 de marzo de 2010

Sesión, que no entrenamiento.


Sesión del 2 de Febrero


Sesión de ayer Miércoles.

Que nadie se lleve a engaño. Vista la gráfica está claro que no es un entrenamiento normal. Ahora lo explico todo...

Terribles mis visitas al dentista. Terribles. Y lo que me queda...
Esta fue mi sesión de ayer a las 11:00 de la mañana. Una hora y 8 minutos. Más de cuarenta minutos para la extracción de una pieza que no se dejaba coger de ninguna manera. Y mi dentista - que también es runner para más señas -, es de lo mejorcito que hay. No tengo ninguna queja de ella. Bastante hace con aguantar mis ataques de ansiedad. Y eso que tomo calmantes antes de cada sesión.

Terndríais que haberme visto hace un mes en una de las primeras citas. El pulso que se refleja de las 220px' no es real tampoco, pero las 170px' sí que las ví en algún momento. Escalofriós, tiritonas incontrolables. Qué temblores... Arriba del todo está la gráfica de ese día.

Lo del dentista desde pequeño es superior a mí. Arrastro un trauma infantil muy severo por culpa de repetidas malas experiencias con ellos que me dejaron marcado para siempre.
Sin embargo Nuria, a quien desde aqui saludo, y a su ayudante, Gema, les tengo mucho que agradecer. Se están portando conmigo como unas benditas. ¡Paciencia tienen!

Alguno dirá: ¿Y vas al dentista con el pulsómetro puesto? Pies sí. Mi curiosidad sobre cómo reacciona mi cuerpo en situaciones como esta va muy lejos, ya lo véis.

Sentado en el sillón de la consulta trato de distraer mi mente mientras mi boca es hurgada...


... pensando en mis circuitos matutinos alrededor
de mi lugar de trabajo...



...en la Primavera que se acerca...


... en un ganso subido a la bici de su hija...



... en el reconstituyente de la trotada del Domingo
por Arturo Soria...


... en la cara que estará poniendo Jan al ver
este reconstituyente... (Jajajajaja...)


... en mi nuevo juguete para tiradas largas
estrenado el Domingo pasado con buena nota...
(Aunque necesita alguna mejora)

En fin, la doctora y yo hemos llegado a un acuerdo. Como corredora que es me entiende y hemos pactado una tregua hasta pasado Mapoma. Entonces, volveremos al ataque con lo que queda que no es poco.

Por cierto, teniendo en cuenta que la sesión de Febrero era sólo una extracción y que la de ayer fueron cuatro, creo que la mejoría es considerable, ¿no?


52 días para Mapoma 2010.
9 días para la III Kedada Bloguera.

15 comentarios:

  1. Viendo la gráfica del pulsómetro se ve que lo pasas mal en el dentista, ánimo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Qué horror, 4 muelas
    No quiero ni imaginarlo
    Grrrr...

    ResponderEliminar
  3. Pues menos mal que te tratan bien...

    ResponderEliminar
  4. No me extraña la gráfica, eso sí nunca se me habría ocurrido utilizar el pulsómetro en esas situaciones

    ResponderEliminar
  5. el dentista se puede considerar entrenamiento de cuestas...

    y claro, comiendo lo que comes, no me extraña que tengas que ir al dentista :)

    un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
  6. A mí me pasa lo mismo con el dentista y en breve tengo que ir :-(

    ResponderEliminar
  7. Pues que conste que ese es el reconstituyente que me recetó el Míster. ¿A que sí, Miguel?

    ¿Y qué quieres que te diga Jan? Comer como de todo, pero donde esté la carne... Mmmmmmmmmmmm.... Bien jugosita, con su salsita... sus patatas fritas... o su puré de patata... Sssslurrrrpppp...
    Lo dejo que se me está haciendo la boca agua. Y hasta que pueda volver a comer uno de estos, pasará tiempo.

    ResponderEliminar
  8. Después de una tirada larga o una sesión intensa, un buen filete. Y si pueden ser dos, mejor.

    Apunta, Jan.

    ResponderEliminar
  9. Viendo la foto del cinturón de hidratación me pregunto...¿no han pensado en depilarte alguna vez?.

    ResponderEliminar
  10. ...y les distes con los bidones al dentista???? Joder tio yo le doy donde mas le duele...

    Animo pepe, que nos vemos en naaaa....

    ResponderEliminar
  11. Jajajajajaaaaaaaaa... Muy agudo, RA, muy agudo. ;-)

    Javi, que es una mujer. Yo por no pegar no pego ni sellos. ¿Cómo voy a pegar a una mujer?

    ResponderEliminar
  12. La gráfica del pulsómetro no me extraña, y lo puedes considerar entrenamiento, uffff pobrecito nuestro gran Pepe!

    Menos mal que la dentista es de las buenas porque si fuese de las malas...

    Ánimos que ya os queda poco para el gran día.
    bss
    Tania

    ResponderEliminar
  13. Tania, por desgracia el Jefe no me lo considera como entrenamiento. No hay manera. Pero no creas, que estoy por recoger firmas. A lo mejor así...

    ResponderEliminar
  14. ¡¡Juan!! Que te estoy buscando. Mira tu Blog.

    ResponderEliminar
  15. Sólo con leer la crónica ya me he encontrado mal, !odio y temo acudir al dentista! Es una de mis pocas asignaturas pendientes, pánico me da.

    ResponderEliminar

Pepemillas espera tu opinión